El Titiritero de Celaya.

1133

José Oviedo era un hombre que vivía en la ciudad de Celaya, Guanajuato. Lo describen como un hombre muy simpático y quien contaba con muchos amigos quienes le pusieron el apodo de “Capitán”. Según cuentan, él hubiera sido actor, a no ser porque en aquellos remotos tiempos del siglo XIX, la profesión no estaba muy bien vista: por los tanto, prefirió ser titiritero y así satisfacer sus ansias artísticas que le habían acompañado desde muy joven.

En su domicilio ubicado en la Calle Hidalgo  en donde montó su teatro de títeres, dando funciones los días sábados y domingos. Escogió las obras que iba a representar, las estudio, y encargó a un artesano de la ciudad de Guanajuato que le hiciese los muñecos necesarios. De vestir a los títeres se encargó una señora, ya vieja, quien empleó lo mejor en su manufactura. Los títeres eran preciosos.

Ya con todo lo necesario preparado, sus amigos se encargaron de anunciar por toda la ciudad el espectáculo que se llevaría a cabo. El día de la inauguración fue todo un éxito, las obras gustaron mucho y los títeres fascinaron a todos los asistentes. Al poco tiempo, Oviedo decidió alquilar un local, pues su casa era demasiado pequeña para el público que se presentaba a admirar sus representaciones.

Una cierta noche en que el titiritero se encontraba descansando y leyendo una obra de teatro, se dio cuenta que el soporte donde colgaban los muñecos se movía y se oía como entrechocaban sus cuerpos de madera. Se incorporó de la cama, y el movimiento y los ruidos de los títeres continuaron. Desconcertado, Oviedo no se movió y se percató que los muñecos se estaban moviendo solos en la tarima que servía de foro. El titiritero pasó una mala noche, pues estaba muerto de miedo. Al día siguiente, se dio cuenta de que los muñecos estaban movidos y en desorden y los que tenía en una caja se encontraban fuera de ella. ¡Todos habían estado bailando!

José se dirigió inmediatamente a ver a un cura para contarle lo sucedido, pues se encontraba muy asustado e impresionado. El sacerdote le escuchó y le tranquilizó argumentando que todo había sido producto de su cansancio e imaginación. El titiritero se fue y continuó con sus funciones. Pero en una ocasión, cuando se encontraba dando una función, uno de sus muñecos que era un juez, volteó a verlo y le clavó la mirada como si le quisiera decir algo. Aterrado, José dejó de dar funciones, y dijo a sus fanáticos que se ausentaba para conseguir más obras y más títeres.

Pero José dejó su oficio para siempre. En una ocasión en que se encontraba muy triste y preocupado porque había perdido su casa en un juicio, se acordó del títere que le mirara tan penetrantemente y comprendió que el muñeco le estaba avisando lo que pasaría.

Tiempo después, los habitantes de Celaya afirmaban que en la casa del antiguo titiritero don José Oviedo, se escuchaban las danzas que ejecutaban los títeres y el sonido que producían sus pies de madera. Se oían aplausos, vítores y todo cuanto ocurre en una función de títeres. Todos decían que, en esa casa de la Calle de Hidalgo, espantaban y ya nadie quería pasar por la que empezaron a llamar La Casa de los Títeres, pues el susto que se llevaba quien escuchaba el alboroto de los muñecos era tremendo y hasta se podía enfermar gravemente.

COMENTA CON FACEBOOK

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here