Este es el origen y significado del Día de la Candelaria.

920

Si eres de los afortunados que te tocó el niño en la rosca, sabrás que mañana te toca pagar los tamales, pero, además de comer tamales, la Virgen y el Niño Dios que forman parte de esta celebración, ¿sabes por qué es?

El día 2 de febrero, se cumplen 40 días después de la Navidad y tradicionalmente se festeja el Día de la Candelaria, una celebración cuyo origen reúne diversos rasgos de la cultura prehispánica, católica y judía, aunque hoy en día en nuestro país, este día en especial se celebra habitualmente con una tamaliza (tamales) acompañado de festividades cristianas.

Hoy en día, se realizan dos tipos de celebraciones en México: en una de ellas se realiza una procesión dedicada a la Virgen que se acompaña normalmente de pirotecnia (como en la mayoría de las celebraciones católicas). Mientras que la segunda costumbre, consiste en realizar la presentación del Niño Dios en misa para posteriormente comer tamales.

En el festejo original la Virgen se purificaba tras el nacimiento del niño Dios llevando candelas a la iglesia para que fueran bendecidas. A la llegada de esta tradición católica a México, dicha fecha coincidía con el inicio de la temporada de siembra.

Originalmente en la tradición católica, la celebración del día de la Candelaria, la Virgen era protagonista de esta celebración. Se trataba de la purificación de la Virgen, ya que tras 40 días de haber dado a luz al Niño Dios (en Navidad), acudió a la iglesia para dar gracias por la llegada de Jesús “El Cristo” a la Tierra.

Con la llegada de esta tradición a México, la iglesia católica adaptó poco a poco el festejo a los ritos tradicionales como método de evangelización durante la época de la conquista española.

En nuestro territorio, los mexicas celebraban el inicio de Atlcahualo, que es cuando arranca la temporada de siembras. Originalmente los mexicas llevaban el maíz a bendecir ofreciendo tributo a sus dioses para lograr buenas cosechas.

Según “México Desconocido”, en la tradición judía se encuentra en el libro de Vaikrá una costumbre en que tras 40 días de haber dado a luz, las mujeres tenían que ir a la iglesia a purificarse así como a dar gracias a Dios con una paloma. Aparentemente, con el paso del tiempo, la paloma fue reemplazada por una vela.

COMENTA CON FACEBOOK

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here