Localizan el cadáver de una mujer que llevaba muerta 15 años en su casa.

1080

ESPAÑA.- La Policía Nacional y los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid han encontrado en su domicilio del distrito de Ciudad Lineal a una mujer de 78 años que llevaba alrededor de 15 años muerta por causas naturales. Los agentes entraron en su domicilio el pasado martes por la tarde después de que un familiar comunicara que la echaban en falta, según fuentes policiales.

Los vecinos llevaban años pidiendo a la Policía que entrara en su casa y aseguran que la última vez que la vieron con vida fue en septiembre de 2004. Según los médicos, podría llevar muerta entre 14 y 16 años.

El pasado martes los agentes se presentaron en el domicilio, situado en el segundo piso del edificio, junto a parientes de la mujer y no pudieron abrir la puerta porque tenía la llave puesta por dentro, por lo que finalmente intervinieron los bomberos que entraron por la terraza con la ayuda de una escalera y empujaron una ventana que estaba semiabierta.

En el pasado, algunos residentes del inmueble se quejaron por el fuerte olor que desprendía la vivienda, pero no fue hasta esta semana cuando finalmente policía y bomberos entraron en ella.

Según ha adelantado el diario El Mundo, el cadáver, que estaba momificado, fue encontrado en el baño de la casa, situada en el número 51 de la calle de José del Hierro de Madrid. Tras su fallecimiento, el cuerpo no se descompuso debido a la humedad de la estancia y a que había una rendija de ventilación, que produjo el proceso de conservación cadavérico de la momificación.

La mujer vivía sola tras el fallecimiento de su marido, con quien no tenía hijos. Según explica El Mundo, no tenía relación con sus sobrinas y hermanas, motivo por el que su desaparición pasó inadvertida. Fue finalmente el aviso de una las sobrinas a la Policía la que llevó a entrar en el piso de la mujer.

El caso de esta mujer recuerda a la de otras ancianas que han corrido suerte similar, como el de una señora que fue encontrada en abril de este año en Madrid después de llevar cinco años fallecida. En aquella ocasión, fue también el aviso a la policía de una sobrina que vivía en Israel el que permitió encontrar la momia de Amanda J., de 83 años.

Ningún vecino se había percatado de su ausencia, aunque el portero llevaba recogiendo la correspondencia durante cinco años y que debía 3.000 euros a la comunidad de propietarios.

En mayo del año pasado, esta vez en Valencia, otra mujer fue hallada muerta cuatro años después de su fallecimiento. Fue en el barrio del Cabanyal, después de que un vecino que salió a limpiar el deslunado —el pequeño patio interior que sirve para iluminar y ventilar las casas en los barrios marítimos valencianos— cuando observó unas piernas tumbadas en el suelo a través de la ventana de una cocina. María Amparo, la fallecida, tenía 78 años.

COMENTA CON FACEBOOK

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here