Se revela riqueza faunística de las ofrendas del Templo Mayor.

608

NACIONAL.- Por más de cuatro décadas, investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) han estudiado las ofrendas dejadas por los mexicas en el Recinto Sagrado de Tenochtitlan.

En éstas, se han identificado elementos que además de hablar del alto sentido de religiosidad de esta cultura, revelan el poderío que ejercieron sobre una gran parte del actual territorio mexicano.

Los huesos de antiguos animales ajenos a la Cuenca de México constituyen objetos por demás reveladores; en el Templo Mayor se han localizado más de 400 especies de fauna exótica.

Por ejemplo desde pequeños peces y moluscos de arrecifes coralinos, hasta jaguares, lobos, cocodrilos y águilas provenientes de todos los confines del imperio mesoamericano.

Así lo destacó la bióloga Norma Valentín Maldonado, quien en el marco de la exposición “Templo Mayor. Revolución y estabilidad”, que se exhibe en el Museo de Templo Mayor (MTM) hasta septiembre próximo, y del ciclo académico de actividades que la acompaña, habló en conferencia sobre este tema.

“Los animales que los mexicas ofrecían a sus dioses tenían características especiales. Eran los más bellos, o bien los más feroces y venenosos que conocían”, declaró.

La investigadora de la Subdirección de Laboratorio y Apoyo Académico del INAH señaló que acorde con la evidencia arqueológica recabada por el Proyecto Templo Mayor (PTM) desde su origen, en 1978, y otras fuentes documentales (crónicas o códices) se tiene bien diferenciada la fauna que los tenochcas usaban ritualmente y la que consumían.

Esta última, dijo, estaba formada por liebres, conejos, codornices, ranas y ajolotes, entre otros animales de los cuales, en el Recinto Sagrado solo se han encontrado representaciones en cerámica, concha, piedra y otros materiales, mas no osamentas.

COMENTA CON FACEBOOK

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here