Nicaragua cierra las urnas y Daniel Ortega asegura la reelección en medio de unas polémicas elecciones.

222

NICARAGUA.- Agrupaciones nicaragüenses celebraron este domingo, que los ciudadanos se quedaran en casa y no salieran a votar, como una señal de rechazo por la reelección de Daniel Ortega, que se mantiene en el poder desde el año 2007.

Olama Hurtado, coordinadora de comunicaciones de la Unidad Nacional Azul y Blanco, dijo a la agencia EFE que catalogan la jornada como «un éxito completo del pueblo nicaragüense porque se quedó en su casa y respondió al llamado. La gente hoy demostró el rechazo rotundo que le tiene al régimen».

«La democracia en Nicaragua está secuestrada, no hemos podido tener unas elecciones democráticas, libres y transparentes como hubiéramos querido, y la gente por eso optó por quedarse en casa y de esa manera resistimos. Es una forma de resistencia cívica y de rechazo a la dictadura», dijo Hurtado.

Los grupos opositores utilizaron los HT #YoNoBotoMiVoto, #YoNoVoto o #NicaraguaNoVota, entre otros, con los que instaron a los nicaragüenses a no salir de sus casas, mantener las puertas cerradas y las calles vacías, porque consideran que «no hay por quién votar» y que, hasta ahora, lo han calificado como un éxito.

«Desde temprano hemos estado monitoreando todo lo que ha pasado allá. Sabemos que se están usando vehículos del Estado para trasladar a la gente, se sabe que están intimidando a las personas y ancianos para que voten y hay paramilitares armados en los centros de votación y otras incidencias de violencia y discriminación de la jornada electoral», destacó la activista nicaragüense.

En el mismo sentido, diversos sacerdotes católicos pidieron a sus fieles quedarse en casa y no participar de la «farsa electoral» de este domingo, unos comicios donde el presidente Daniel Ortega se encamina a obtener un cuarto mandato consecutivo, con sus rivales detenidos.

«Por la iglesia perseguida, porque los obispos y sacerdotes no somos hijos del diablo, ni golpistas, ni terroristas, por los encarcelados, exiliados y desempleados, por los que han muerto pidiendo libertad: Nuestro dactilar estará limpio», se lee en una manta en el altar de la iglesia Magdalena del rebelde barrio Monimbó de Masaya, 34 km al este de Managua, donde oficia misa el sacerdote Pedro Méndez.

El movimiento también hizo un llamado a los organismos internacionales y Estados para que brinden su desconocimiento total de las elecciones porque todos los partidos políticos han sido manipulados por el gobierno de Daniel Ortega.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here