Dan marcha atrás a escultura “Tlali”, de Pedro Reyes, en Reforma.

270

Ciudad de México.- Será un órgano que estará integrado por el INAH y la Secretaría de Cultura quienes analizarán la propuesta del escultor Pedro Reyes.

Fue este martes, cuando la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, tuvo que dar marcha atrás, pues ahora será el Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos (COMAEP) —compuesto por personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la Secretaría de Cultura y especialistas en patrimonio— quienes analizarán la propuesta del artista Pedro Reyes para avalarla o descartarla.

Sheinbaum, jefa de Gobierno ha querido hacer hincapié en que ya no será ella quién elija el monumento que irá en una de las avenidas principales de la capital, sino el COMAEP, ha dicho en el acto de recepción de las 5.,00 firmas que impulsaron la salida de la escultura de Cristobal Colón en Reforma. Este anuncio llega un par de días después de que 350 personas de la cultura le dirigieran una carta contra la elección de Reyes y su obra.

La Secretaría de Cultura aclaro que Tlali aún no está descartada, sino que los expertos del COMAEP van a analizar y decidir entre los proyectos presentados. No se conoce cuándo exactamente se reunirá el comité, puesto que no trabaja conforme a un calendario.

Una de las principales críticas que tuvo que afrontar el Gobierno tras presentar Tlali es la adjudicación del proyecto sin concurso público.

A principios de septiembre, Sheinbaum anunció finalmente la retirada de Colón de la avenida, donde llevaba desde 1877, como parte del proceso de “descolonización del Paseo de la Reforma”. La estatua del almirante genovés llevaba casi un año fuera de su glorieta, mientras se restauraba. En su lugar se decidió por un homenaje a las mujeres indígenas. El objetivo era presentar el nuevo monumento, como máximo, a principios de 2022, para que siguiera dentro de la celebración de los 200 años del México independiente, los 500 de resistencia indígena y los 700 desde la fundación de Tenochtitlán.

En una entrevista Pedro Reyes confirmó que apenas contaba con medio año para tener lista la obra. “Son pocos meses, también por eso se me hizo la invitación. Me preguntaron si yo tenía la capacidad de hacer este tipo de encargos y acabo de hacer uno equivalente para la ciudad de San Antonio, en Texas, donde hicimos una escultura de seis metros de alto”, dio a conocer el artista.

Ante la pregunta de si debía ser una mujer indígena quien realizara un monumento tan simbólico, Reyes adujo que no creía que fuera una cuestión de género, el artista puso en valor la infraestructura y la experiencia de su equipo, formado por 40 escultores en este tipo de encargos.

“Me presentaron la situación y yo llevo más de 10 años trabajando con los mejores escultores que hay, no solo en México sino en el mundo, en mi opinión, porque hacemos cosas que ya no se hacen. Es una especie de anacronismo: trabajar de la misma forma que se usó para las catedrales góticas o las pirámides de Tenochtitlan.»

COMENTA CON FACEBOOK

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here